Metallica (The Black Album)

Llega un punto en toda carrera de una banda en la que hay que tomar decisiones…decisiones importantes. Decisiones que comprometen a los integrantes de éstas a seguir adelante o a retirarse.

Hay muchas bandas que han llegado a ese punto y deciden terminar con ese pequeño proyecto salido, probablemente, de un garaje que poco a poco creció hasta transformarse en su manera de ganarse la vida. Llegan a un punto en el que las responsabilidades con su banda son muy grandes y saben que no pueden tomar decisiones a la ligera.

Cuando los integrantes deciden comprometer los próximos años de su vida a su banda, estas firman lo que usualmente es un tiquete directo a la fama, casi siempre a nivel internacional.

El resultado puede ser un fenómeno que trasciende y que puede crecer mucho más durante los años a seguir (si se sabe manejar de la manera adecuada), ó puede ser una banda, o artista, que se quema a los 3 o 4 años de haber tomado su tiquete. Quiero hacer énfasis en el paréntesis que dice “si se sabe manejar de la manera adecuada”.

En esta ocasión quisiera reflexionar sobre éste fenómeno y reflexionar sobre el caso Metallica y su homónimo (“The black album”).

¿Cuánto no se ha escrito sobre éste? Las reseñas que encontramos, usualmente, lo y lo califican como uno de los mejores de la historia del Rock y del Metal. Advierto al lector que lo que viene a continuación no habla bien de “The black álbum” sino, al contrario, lo maltrata.

Para sorpresa de ustedes, esta reseña apunta a debatir sobre los varios errores que Metallica cometió con “The black album”.

Empezemos pues.

Para 1990, año en que empiezan a grabar este álbum, Metallica era una banda gigante en el “underground”. Tocaban en festivales importantes, llenaban arenas, “Master of Puppets” había vendido más de 500.000 copias (convirtiéndose en su primer álbum certificado de oro), habían sido teloneros de Ozzy Osbourne en su gira por E.E.U.U en 1986 (por última vez) y fueron nominados por primera vez a un premio Grammy.

¿Cuál era el siguiente paso en su carrera? Metallica en ese momento se codeaba con Guns ‘n’ Roses (en su mejor formación), Bon Jovi, Mötley Crüe, Ozzy Osbourne, Slayer, entre muchos otros actos inmensos en ésta era. Con ese espíritu agresivo que siempre los caracterizó hasta ese momento, decidieron dar el siguiente paso, pues era claro que Metallica dejaba opacar por nadie. ¿Qué debía suceder entonces?

Retomando la idea del comienzo, decidieron dar el paso, firmar y conquistar el mundo.

Lo lograron. Sí. Pero, ¿a qué precio?

El “megaproductor” Bob  Rock se les acercó vendiéndoles la idea de que no habían hecho el mejor álbum que podían hacer todavía.

Decirle semejante cosa a un par de rockeros alcohólicos como James Hetfield y Lars Ulrich, quienes creen estar en la cima del mundo gracias a su tenacidad y agresividad, es retarlos a un duelo sin fin, pues ellos quieren probarle a quien sea que son capaces de hacer lo que se les ocurra.

Por otro lado, Metallica había quedado impresionada con “Dr. Feelgood” (1989) de Mötley Crüe y accedieron a trabajar con Rock esperando un resultado similar.

Arranca entonces el proceso de creación del dúo Hetfield/Ulrich durante el verano de 1990. Una que otra idea la pondrían Hammet o Newsted, pero a grandes rasgos sigue siendo el mismo dúo el que pone las cartas sobre la mesa.

La grabación ya era otra cosa totalmente diferente.

Bob Rock es un productor con una idea muy clara de qué vende y qué no. Poner a Mötley Crüe y su “Dr. Feelgood”  en el no.1 del cartel “The Billboard 200” en 1989 da una idea de los alcances de éste personaje. Ha puesto en emisoras a nivel mundial a casi todo el que ha trabajado con él. Su trabajo, y su responsabilidad, es hacer que los artistas que trabajen con él sean escuchados por todo el planeta. Evidentemente, es muy bueno en lo que hace.

¿Qué fue lo que hizo con Metallica?

Si escuchamos los últimos dos discos de Metallica (“Master of puppets” y “…and justice for all”) son álbumes con riffs de “calibre grueso”, rápidos, agresivos, llenos de esa vitalidad e ira que los llevó a donde habían llegado.

“Battery”, “Master of puppets”, “Disposable heroes”, “Damage, inc.”, “Blackened”, “Harvester of sorrow”, “Dyers eve” son temas que tienen un “poder” interno que se siente a leguas. Esto en materia de riffs.

Si hablamos de temas “épicos” (como se tildan popularmente) tenemos “Welcome home (sanitarium)”, “Orion”, “One”, “The shortest straw”, “To live is to die”, entre otros.

“One” fue el primer tema “comercial” de Metallica…o por lo menos el primero en tener un video oficial. Hetfield cuenta en una anécdota que una vez un fan le escupió y le dijo que se había vendido, pues en algún momento él había dicho que nunca haría un video.

Teniendo en cuenta la cantidad de alcohol que Hetfield tomaba en esa época, es probable que lo haya dicho y es más probable aún que lo haya olvidado.

El caso, es que “One” es un tema “comercial” dentro de lo que puede ser comercial en el Thrash Metal y no comprometió el sonido de la banda en ningún sentido. Al contrario, afianzó la transición por la que tuvieron que pasar al haber muerto Cliff Burton.

“…and justice for all” tuvo otros dos sencillos antes de “One”: “Harvester of sorrow” y “Eye of the beholder”. Ambos con poco éxito comercial, pero son temas que obviamente no eran hechos para la radio. Eran temas hechos para sus fieles fanáticos a nivel mundial y tenían perfectamente estampados el sello de Metallica.

Bob Rock vio el potencial radial que tenía Metallica. Si “One” había sido tal éxito (su video llegó a rotarse en MTV, la canción llegó al #35 en el top 100 de la Billboard y se lanzó un VHS con 2 versiones del video) siendo un solo tema, ¿qué se podría hacer con 5 o 6 sencillos escritos para la radio?

El problema que afrontaba Rock era convencer a Hetfield y Ulrich de que el sonido que les estaba vendiendo a ellos era una “evolución” del sonido que ellos venían trabajando y no un sonido para vender la radio comercial…no fue fácil, pero lo logró.

Hizo que bajaran los tempos de sus canciones, que fueran más cortas, que los coros agresivos y las letras oscuras fuesen pegajosas, que las baterías fueran menos elaboradas y ruidosas (con la excusa de sonar como AC/DC o los Stones), que Hetfield tomara algo de técnica vocal para lograr una voz algo menos agresiva, que escribieran baladas sin pasarlas a tempos acelerados, entre muchos otros detalles. Es más, logró meter a Bernstein (al rato sabrán a qué me refiero) en un disco de Metal.

Para los que no saben quién es Bernstein, fue un compositor norteamericano del siglo XX famoso, entre otras, por su musical “West side story”.

Entonces, haremos una revisión tema por tema de “The black album” para pesar los aciertos contra los desaciertos.

1. “Enter Sandman”: Hetfield mismo dice que el coro se le hacía demasiado pegajoso y por eso el resto de la canción habla sobre pesadillas, destruir una familia perfecta y hace referencias a muerte en la cuna…Really? De hecho Rock y Ulrich le dijeron que él podía escribir mejores letras.

Desde el punto de riffs, la canción gira alrededor de uno solo (compuesto por Hammet) que no llega al nivel de aquellos mencionados anteriormente.

Fue el primer sencillo de este álbum después de muchas peleas internas entre la banda y Rock.

Punto negativo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=un7trDPtrx0

2. “Sad but true”: letra introspectiva que suena a cierta autocrítica. Tema largo y pesado. Tan largo y pesado que está lleno de fills pobres en la batería de Ulrich para tratar de salvar el tema y aun así es de sus interpretaciones más pobres desde el “Kill ‘em all”.

Compuesta en guitarras afinadas un tono abajo, está llena de arreglos para darle continuidad al tema y que no caiga en la repetición y aburrimiento.

Fue el último sencillo de este trabajo y no llegó siquiera cerca al éxito de los otros 4 sencillos de éste álbum.

Punto negativo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=l8BRbM52gpc

3. “Holier tan thou”: es el primer tema “rápido” (si es que hay alguno) de este disco. Tiene síncopas interesantes que algo recuerdan al Metallica que conocían los fans de antaño.

Desde el punto de vista de lírica, es un tema Pop a pesar de que es algo más interesante que “Sandman” o “Sad but true”, pues habla sobre la manera de juzgar a los demás y de cómo te juzgan a tí.

Tema corto y al punto, sin rodeos ni intentos de nada extraño. Mucho más cercano al Metallica clásico.

Punto positivo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=qclHFP1MFcY

4. “The Unforgiven”: para empezar, Hetfield canta el coro como si tuviese estreñimiento. Por otro lado, tiene teclados…¿Metallica? ¿Con teclados? Seamos serios.

Ulrich cuenta que decidieron cambiar la fórmula que habían aplicado a sus baladas anteriores (“Fade to black”, “Welcome home (sanitarium)” y “One”). Personalmente creo que su fórmula anterior funcionaba mejor.

De nuevo, fue una decisión comercial. Este tipo de baladas metaleras siempre han cautivado a audiencias que ni siquiera escuchan rock. Así que es evidente que comercialmente fue una buena decisión. Musicalmente…no tanto.

Si las baterías de los 2 primeros temas fueron aburridas, ésta les da palo a esas dos. El solo es tal vez lo más interesante que tiene esta canción.

Fue el tercer sencillo de este álbum. Llegó al #40 en el top 100 de la Billboard en 1991.

Punto negativo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=TUHFfR8hWcA

5. “Wherever I may roam”: esto sonará feo, pero el comienzo bien podría ser de “Ojos así” de Shakira. Es como si Metallica hubiese visitado el oriente medio y hubiera salido con esa melodía.

Por otro lado, el coro es pegajoso y hay un cambio en la batería. Lo cuál para este álbum es un respiro.

Tal vez el único reparo que puedo tener, es que la letra parece tema de borracho.

“Where I lay my head is home”.

Fue el cuarto sencillo del álbum pero apenas llegó al #80 en el top 100 de Billboard.

Punto positivo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=UWlSw5Kb0dg

6. “Don’t tread on me”: ¿recuerdan lo de Bernstein? Pues acá está. Esas guitarras “raras” en modo mayor, algo exótico en Metallica, citan “I want to live in America” de “West side story” precisamente.

De entrada, va perdiendo. ¿Metallica tocando Bernstein?

El coro es demasiado alegre para una canción que arranca pesada con riffs dignos de poner a zapatear un troll.

Bien podría ser un tema de hardcore punk tanto en su “brincadera” como en su lírica, pues Hetfield critíca la manera de mantener la paz a través de la guerra. No está mal, pero no llega al nivel de temas a los que Metallica tenía acostumbrado a sus seguidores. De nuevo, pensando comercialmente. No musicalmente.

Punto negativo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=1o6uX0EVYkU

7. Through the never: de los mejores riffs de entrada del disco. Desde el punto de vista de lírica,  es un tema algo existencialista que reflexiona sobre la inmensidad del universo y cómo al morir regresamos a ser parte de él.

Desde el punto de vista musical, tiene baterías simples con un coro que tiene un aumento de intensidad gracias al doble bombo. Además el tema trae un par de síncopas que le ayudan a no caer en el aburrimiento. Evidentemente no es de los mejores temas de su carrera, sin embargo dentro del disco hace parte de los temas que salvan la patria.

Punto positivo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=wSmboEAh7hc

8. Nothing else matters: esta canción me recuerda un poco a lo que le sucedió a Extreme con su “More tan words”. La gente se les acercaba en la calle a decirles que les gustaba ese tema, pero que el resto de lo que hacía la banda no les gustaba.

Creo que Metallica ganó muchos “seguidores” de medio pelo con esta balada. Ellos ya habían escrito baladas antes, pero nunca baladas románticas. Hetfield mismo alega que la canción habla de cómo se trata de mantener una relación a distancia sin que se deteriore o muera.

Desde el punto de vista musical, podemos asegurar que el hecho de ponerle un grito antes del solo de guitarra y un fill agresivo en la batería no le da rudeza al tema.

Uno espera baladas románticas de Metal del heavy ochentero, pero no de Metallica. Acá, sin darse cuenta, sucumbieron al estereotipo de las bandas de las cuáles querían separarse en un principio. Éste es un tema que bien podría tocar cualquier banda de “Hair Metal”.

Esta canción llegó al #11 del cartel de “Mainstream Rock” de la Billboard en 1992.

A pesar de ser una canción que ha tenido más de 40 covers de bandas importantes, le doy punto negativo a este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=MoQDPZ_1tSE

9. Of Wolf and man: el tema arranca con negras repetidas como tratando de romper la cabeza del oyente. El primer verso trae una figura interesante en la batería que apoya la lírica y los riffs de guitarra.

La temática en la lírica apela al regreso a la era en que los hombres (o lobos) que andaban en grupo y se aprovechaban de los caídos. Es de las letras más interesantes del disco.

El puente crea suficiente tensión para romper de nuevo la canción con uno de los mejores coros del  álbum. Además el último de estos trae una variación para darle un gran final al tema.

Punto positivo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=guTTGJ_PK2Q&list=UU_53YrNfFX5fwjMK_IlzoZQ&index=19

10. The God that failed: este fue el primer tema de Metallica en ser escuchado por el público a pesar de no ser sencillo del álbum.

Desde el pnto de vista musical, cuenta la leyenda que, al parecer, el solo de guitarra fue hecho de decenas de tomas hechas por Hammet, pues su idea original para el solo era demasiado “bluesera”.

Por otro lado, si el tema tuviese algún corte para pasar a ser rápido, bien podría haber hecho parte de “…and Justice for all”.

El coro maneja compases alternados de 4/4 y 2/4 en su primera parte para terminar en un intento de “clímax” bastante pobre, cabe mencionar.

El tema es tan lento y repetitivo que ni siquiera el corte después del solo y el tercer coro lo salvan.

Por otro lado, la temática del tema evidencia la ira de Hetfield respecto a la muerte de su madre (cuando él todavía era un adolescente). Es bien sabido que su madre murió de cáncer y se rehusó a recibir tratamiento médico, pues (siendo ella una ferviente Católica) confiaba en que Dios la curaría.

La temática es fuerte y oscura. Bastante apropiada para una banda de Thrash, pero la música no logra hacerle mérito a la lírica.

Punto negativo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=Cgrxgp2Jp94

11. My friend of misery: es el segundo tema en toda la historia de Metallica en el que Newsted figura como coautor (el primero había sido “Blackened” en “…and justice for all”).

La introducción del tema es evidentemente el aporte de Newsted, pues el bajo juega con una melodía “oscura” apoyada sobre una arpegiación y luego se da pie a los riffs de Hetfield. A pesar de ser un tema lento y baladesco los cortes para entrar al coro y los riffs de éste lo hacen muy interesante. El puente del tema alcanza a hacerse un poco aburrido, pero el coro final lo salva.

La lírica del tema habla sobre cómo apela el hombre a la miseria para martirizarse o tratar de salvar el mundo poniendo todo el peso sobre sus hombros. Pero al parecer, lo que no se dan cuenta dichos hombres es que a la miseria le gusta la compañía.

No es de sus mejores obras, pero este tema se lleva un punto positivo.

http://www.youtube.com/watch?v=_98Gyg1er-k

12. The struggle within: el disco termina con un tema rápido. Evoca aquellos temas de antaño de la poderosa máquina que era Metallica.

Desde el punto de vista musical, el tema tiene una introducción marcial. Mientras el verso maneja dos partes unidas por un compás de 2/4 – siempre apoyado por el mismo riff – el coro tiene un toque Pop en su juego de voces. Algo así como pregunta – respuesta.

La temática de la lírica es introspectiva y habla sobre la lucha de demonios internos que nos encarcelan en nuestra cotidianidad.

El tema es poderoso y definitivamente apela al “cabeceo” que caracterizó a Metallica en sus trabajos anteriores.

Punto positivo para este tema.

http://www.youtube.com/watch?v=Lef2ApLbuqU

Hemos pesado, entonces, los aciertos y desaciertos de este álbum indagando tema por tema. El promedio resulta ser de 6 temas con punto positivo de 12, es decir que el 50% del disco vale la pena. Un promedio muy bajo para Metallica, quienes en trabajos anteriores nos tenían acostumbrados a discos con uno o dos temas “malos” por mucho.

Reflexionando sobre el trabajo de producción, nos damos cuenta de que es una obra con un sonido impecable e impresionante. Si lo vemos desde ese punto de vista, quisiera que Metallica hubiese tenido ese sonido tan pulido desde su primer disco pero sin la producción de Bob Rock.

El acercamiento comercial de este álbum le dio a Metallica el reconocimiento que tiene hoy en día. Tanto que los ignorantes del tema se refieren a “la música Metallica” cuando hablan de Metal.

Pero seamos sinceros. Desde este álbum, Metallica no ha podido volver a levantar cabeza. Los discos que han sacado desde entonces han sido fracaso tras fracaso. “Load”, “Re-Load”, “St. Anger”, “Death Magnetic” y “Lulu” han sido intentos de la banda de volver a llegar a aquél nivel que supuestamente demostraron en este álbum. El único disco que en los últimos 15 años se ha rescatado de Metallica ha sido el “Garage, inc.” (1998), pero este es un disco de covers.

¿Será que realmente valió la pena haberse lanzado al agua con Bob Rock? ¿Valió la pena tener 3 años de gloria frente a dos décadas de decadencia?

La producción del disco costó alrededor de 1 millón de dólares y su composición y grabación tomó casi 2 años. Al final de todo este proceso Ulrich, Hammet y Newsted se habían divorciado.

Además, algunos años después (probablemente durante la época de “Load” y “Re-Load”) hubo una petición firmada por 1.500 fans de la banda pidiéndole a Metallica que dejara de trabajar con Rock, pues él comprometía demasiado su sonido.

Metallica conquistó al mundo con este trabajo. Su última gira para apoyar este disco terminó con una presentación en Woodstock ’94 ante 350.000 personas.

Después de esto Metallica se dió un descanso de 3 años antes de volver a entrar a un estudio. Pero para cuando regresaron NADA de lo que habían sido estaba ahí…y por lo visto, no ha regresado.

Metallica vive de su pasado, no de su presente. Sí. Hacen giras mundiales, llenan estadios, tienen seguidores de una fidelidad que cualquier otra banda envidiaría, salen en portadas de revistas y hacen parte de “The Big Four of Thrash Metal” (junto con Slayer, Megadeth y Anthrax), pero jamás lograron volver a la gloria que les trajo “The black album”.

Su decisión “comercial” les costó mucho y ellos probablemente lo saben, pero se niegan a renunciar. Lastimosamente, no se lograron reinventar y hoy en día son una gran sombra de lo que fue una gigantesca banda de Thrash Metal llamada Metallica.